Oct 28

San Agustín: Más en común con Rapa Nui que con Machu Picchu

San Agustin Isla de Pascua Machu Picchu

 

Hace poco tiempo estuve de visita en el Parque Arqueológico de San Agustín cortesía de la Alcaldía de San Agustín y Disfruta San Agustín , fueron 3 días muy intensos en que pudimos apreciar  junto con Toya de Colombia de Una , el potencial turístico de la región. Ya tenemos en carpeta varios posts preparados a lo largo del próximo mes sobre este espectacular lugar de Colombia, pero hoy quiero hablar menos como viajero y más como profesional del turismo sobre un tema que llamó poderosamente mi atención.

Durante todo el viaje, en nuestras conversaciones con autoridades, con gente vinculada al sector turístico local e incluso en una entrevista que nos hicieron en la radio, constantemente nos mencionaban de forma muy insistente a Machu Picchu como el referente al que aspiraba a ser San Agustín. Tan instalado esta este concepto, que incluso un video sobre el destino es una versión casi cuadro a cuadro de una pieza audiovisual de la campaña “Perú: Imperio de Tesoros escondidos”,. (Si los reproducen al mismo tiempo verán la innecesaria similitud entre ambos videos)

 

 

Al margen de la anécdota que puede llegar a ser este episodio de “inspiración ajena” y del hecho de que se copien los mismos atributos de dos destinos que son muy distintos, creo que es importante anotar  las fundamentales diferencias entre ambos productos turísticos  y por qué si San Agustín esta necesariamente en busca de un referente similar sobre el que orientar su estrategia para obtener el sitial que definitivamente merece como atractivo turístico en Latino américa, podría mirar aún más al sur, específicamente a Isla de Pascua.

Hablo de esto con pasión y conocimiento de causa, soy experto en comunicaciones para la industria del turismo y  fui empresario receptivo en Latinoamérica por casi ocho años antes de venir a Colombia a iniciar esta aventura llamada See Colombia Travel, en ese tiempo recorrí el continente conociendo  el funcionamiento del negocio desde dentro  y me gusta estar al día en las estrategias de comunicación de cada país, he perdido la cuenta de las veces que he visitado  Machu Picchu por negocios y por placer, a Isla de Pascua en cambio  solo he ido una vez, pero la comercialicé mucho como producto también y conozco sus dinámicas.

La diferencia fundamental entre Machu Picchu y San Agustín de la que derivan todas las demás, es que Machu Picchu es un icono inconfundible de Perú hace décadas, casi desde su mismo descubrimiento,  no solo internacionalmente, sino que dentro del país. Es innegable que es la imagen de la que más se enorgullecen los peruanos, un lejano segundo lugar son las líneas de Nazca.

Machu Picchu no es San Agustin
Machu Picchu, como producto, esta en otra etapa de maduracion, muy diferente a la de San Agustun

 

Colombia, en cambio carece aún de un icono nacional que lo identifique – fuera y dentro – y San Agustín aún está lejos de convertirse en aquello. Por eso, la primera gran tarea seria que San Agustín se posicione internamente como el destino Arqueológico de Colombia junto a – o por sobre de – Ciudad Perdida, referente más cercano al propio Machu Picchu. Para luego apuntalar esta estrategia hacia afuera.

Segundo, en términos de cómo está armado y  como venderlo como producto turístico, asumiendo que estuvieran en la misma etapa de maduración.

Machu Picchu tiene dos grandes paradas obligatorias antes de llegar a el: la ciudad de Cusco y el pueblo de Aguas Calientes. Cusco, es un atractivo por sí mismo con múltiples actividades deportivas, culturales, arqueológicas y artísticas dentro de la ciudad y en sus alrededores. Uno perfectamente puede visitar Cusco sin visitar Machu Picchu y tener una experiencia increíble.

Aguas Calientes en cambio es la parada necesaria al llegar en tren a Machu Picchu, un pueblo donde se debe pernoctar para poder visitar el santuario en un bus  de 15 minutos que parte desde ahí. Es un pueblo “artificial” que creció de forma inorgánica, basa su economía entera en Machu Picchu y tiene una variedad de  restaurantes y hoteles impresionantes que van desde el hostal de media estrella hasta el lujoso Inkaterra, pero a pesar de los intentos de regulación, sigue siendo una parada desordenada y confusa para un viajero independiente.

Aguas CALIENTES
Aguas Calientes – Foto de BackpackinginPeru

 

En ambos casos, pero en especial en Cusco, hay  decenas de circuitos que se pueden alternar en conjunto con Machu Picchu como destino final (el valle sagrado, Ollantaytambo , Sacsayhuaman, etc)

El Parque Arqueológico de San Agustín tiene como parada obligatoria el pueblo de San Agustín únicamente, por lo que hay dos tareas: la primera es articular circuitos que hagan que valga la pena quedarse en la región más de dos días y la segunda evitar que en el futuro se convierta en un nuevo Aguas Calientes en términos de explotación excesiva del producto. Todo esto significa un largo proceso que debe iniciarse con la capacitación de los pobladores y proveedores de servicios de la zona para generar un consenso en cuanto al manejo del standard de turismo extranjero.

Tercero. En términos de cómo vender la historia alrededor del Parque Arqueológico: Machu Picchu es una de las nuevas maravillas del mundo, la historia de los incas está muy bien documentada, hay películas, documentales, novelas, comics ( pienso en “Tintin en el Templo del Sol” inspirador de muchos europeos que viajan a Machu Pichhu) que han hecho de este sitio casi un mito. Es una de las principales y mas estudiadas grandes culturas pre-hispanicas.

La cultura San Agustiana en cambio está envuelta en el más absoluto misterio, no es conocida de forma vasta  internacionalmente (aun)  y por eso el ángulo en términos de marketing histórico debe ser completamente distinto.

¿Y por qué Isla de Pascua?

San Agustin Rapa Nui
Estatuas de San Agustin y Rapa Nui

 

Estoy convencido de que antes de ver hacia afuera hay primero que analizar el contexto y la situación específica de un destino, pero si vamos a  mirar un referente parecido, creo que es Isla de Pascua el que se acerca más. Acá solo algunas similitudes:

 

 

  • Durante mucho tiempo, por razones distintas, Chile y Colombia tuvieron ambos sitios debajo del radar en términos de producto turístico y ahora se busca reflotarlos.

 

  • El acceso a ambos es dificultoso (Para Isla de Pascua mucho más, pero ahora el gobierno chileno lo ha integrado de forma muy inteligente a sus circuitos y territorio continental) y por lo tanto se requiere de un esfuerzo extra para que sean visitados.

 

  • Isla de Pascua ha sabido en los últimos años, gracias en buena parte a las frecuencias aéreas al destino, desarrollar una oferta hotelera muy variada, incluso de destacados 5 estrellas.

 

  • Ambas culturas están envueltas en el misterio, se sabe muy poco de ellas e Isla de Pascua de hecho vende muy bien ese ángulo.

 

  • Son lugares que fácilmente pueden convertirse en iconos por la naturaleza visual de sus principales atractivos.

 

  • Lo más obvio: Ambas culturas tienen como principal atractivo sus esculturas en piedra, atractivo irresistible por ejemplo, para viajeros interesados en la arqueología.

Son puntos muy básicos, pero creo lo suficientemente centrales como para identificarse y también darle un vistazo  a la experiencia de Chile e Isla de Pascua y no solamente mirar a nuestro vecino Perú como referente para inspiración de estrategias de destinos.

JL

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*