Jul 06

Comprar marihuana en Uruguay: Así son las cosas

Marihuana en Uruguay

La foto de portada es de www.cannabismagazine.es

Uruguay es el país más progresista de América Latina: fue uno de los primeros que separó claramente la iglesia del estado, el primero de la región en imponer la jornada de 8 horas de trabajo, en promulgar una ley del divorcio (¡en 1907!) y, 20 años después,  en otorgarle el voto a la mujer. En nuestro siglo, el país charrúa ya ha visto convertidas en leyes la despenalización del aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo y, el tema por el que – de lejos- mas me han preguntado cuando anunciamos nuestro viaje a Montevideo: la legalización de la marihuana.

Pero hay malas noticias para los que piensan que Montevideo se puede convertir en un Ámsterdam Latinoamericano en el que podamos a entrar a tomar un café – o comernos un chivito para ser mas locales – y acompañarlo de una cerveza y un “porro” ¿Por qué? Te lo cuento después de este episodio de 3 Travel Bloggers en el que , por tiempo, quedó todo el tema del progresismo de Uruguay en la sala de edición, incluida la sección en que explicábamos este tema.

 

 

En 2013 la noticia daba la vuelta al mundo:  Uruguay se convertía nuevamente en un pionero, esta vez por ser el primer país del planeta en legalizar plenamente la venta y el cultivo de marihuana. ¿El objetivo? Combatir el narcotráfico, ya que desde 1998 estaba despenalizado el consumo y posesión de cannabis en pequeñas cantidades, pero a la vez se prohibía todo tipo de producción y comercialización, lo que creaba el inevitable mercado negro, cosa grave en un país donde en general la marihuana no es tan mal vista como en otros lugares de la región.

Ya había llamado mi atención en anteriores viajes a Montevideo la visión bastante relajada que tiene en general la sociedad con respecto al consumo de “hierba” comparándola con el resto de nuestros países, porque si bien creo que en los últimos años en general hay una mayor tolerancia a esta ¨droga blanda¨, en pocos lugares de nuestro continente he visto cómo se consumen, sin ningún reparo ni expuestos a malas caras, los dubies, pitos, tronchos o porros (o alguna de las otras decenas de acepciones que tenemos en castellano para el cigarrillo de marihuana) en reuniones  donde no es raro que varias generaciones compartan entre ellos sin el mayor problema uno de estos pitillos.

Una aclaración: los tres mecanismos para acceder legalmente a la marihuana son el auto cultivo en hogares, el cultivo cooperativo a través de los llamados ¨clubes¨ y la venta producida por empresas privadas pero controlada por el Estado por medio de su venta en farmacias, cosa que se acaba de terminar de implementar este mismo mes. Por lo tanto es un esquema que no tiene nada que ver con Amsterdam por ejemplo, donde el consumo en los famosos “coffee shops” es totalmente libre en esos locales ( hasta 5 gramos) o en cualquier otro recinto privado. De hecho, en Uruguay, el porcentaje de las ganancias que quede para el estado en la venta en farmacias se destina a políticas de prevención del consumo de drogas.

 

Montevideo no es Amsterdam
Smokey, uno de los más típicos coffee shops de Ámsterdam donde esta permitido la venta de marihuana.

Como consumidor eventual o recreativo – o mas bien social, sobre todo si me junto con mi amiga Sandra – siempre he visto este tipo de libertad con simpatía y me parece que, usada con moderación, la marihuana hace mucho menos daño que, por ejemplo, esa droga “legal” que es el alcohol. Ahora, yo vivo en Medellín, un lugar donde el narcotráfico en todos sus niveles trajo muerte, tragedias y destrucción a su paso así que entiendo perfectamente el estigma negativo que tiene para otras generaciones y contextos su consumo. Por eso es que me parece que lo que está haciendo Uruguay es beneficioso y lógico para el bienestar de su sociedad, levantada la prohibición y regulado el consumo, su comercialización ilegal y todo el desastre que conlleva, desaparece o al menos se reduce de forma drástica.

En todo caso la intención de este post, como decía más arriba, es explicar cuál es el proceso para comprar marihuana en Uruguay bajo esta legislación y contarles un poco de que se trata esto de los clubes y tiendas cannábicas.

Correo Uruguayo Marihuana
Correo Uruguayo: aquí empieza el viaje. Imagen: ecos.la

Los dos sencillos pasos para comprar marihuana en Uruguay

La buena noticia para los que quieran saber cómo funciona el tema de la compra de cannabis en Uruguay, es que es sumamente fácil registrarse. Es más, tiene menor complejidad que hacer un tramite bancario, los pasos son:

  1. Acercarse a cualquiera de los mas de 60 locales del Correo Uruguayo que se han habilitado para esto, presentar documento de identidad y un recibo de servicios. Las filas son casi nulas.
  2. Ahí se toman las huellas dactilares, la idea es que después, en el momento de la compra no sea necesario identificarse sino a través del lector de huellas.

Y  ¡voila!, ya el afortunado usuario puede adquirir marihuana de forma legal a USD 1,30 el gramo, con un limite semanal de 10 gramos. En este momento existen dos empresas privadas que producen 400 kilos de marihuana para su venta en farmacias – por el momento son menos de 30 en todo el país las que se han registrado para esto – pero se estima que la demanda será mucho mas alta muy pronto.

Farmacias marihuana montevideo
Una de las farmacias autorizadas para vender marihuana en Montevideo. Imagen: porro.com.uy

Como ya les conté, las otras opciones para conseguirla son el auto cultivo, que no implica transacción alguna en teoría, o ser miembro de algún club cannábico, que puede contar con un máximo de 45 miembros cada uno.

Estos clubes tienen autorización para cultivar hasta 99 plantas y vender hasta 480 gramos por año por socio, todo lo que esté fuera de estas cifras está también fuera de la ley. Vamos a ver como funciona el sistema en la práctica porque claramente “hecha la ley, hecha la trampa” y se prevé que habrán clubes que desvirtuarán sus estatutos o tratarán de verle la vuelta para lucrar, incluso ya empezaron algunos a ofrecer membresías “de un día”, cosa que no esta explícitamente prohibida.

Pero…

Sí ya estás preparando tu equipaje a Uruguay mientras perfeccionas tus listas de Bob Marley en Spotify, hay un detalle más que tomar en cuenta. Por más anuncios de tours cannábicos que veas por ahí, o de las ganas que tengas de probar esta hierba uruguaya –regulada para que sea un producto de alta calidad y con menos psicotrópicos que la que circula en las calles – si no eres uruguayo o residente permanente en Uruguay, nada de lo que he explicado más arriba aplica para ti.

El espíritu de esta ley, como repito, es combatir el mercado negro y sus lacras, NO convertir a Uruguay en un paraíso del turismo de la marihuana. De hecho muchos establecimientos dedicados al cannabis muestran carteles en sus fachadas aclarando que ningún extranjero puede aprovecharse de esta ley. Las “tiendas cannnábicas” que abundan en Montevideo son en este sentido para los turistas extranjeros, lugares donde comprar souvenirs o productos relacionados con el tema o como máximo para auto cultivar, pero no para su adquisición o consumo. 

Por eso, si vas de vista a Uruguay, que la única hierba que compres sea la yerba mate, la verdadera adicción oficial de este amigable país.

¡Buenos viajes! (nunca mejor dicho)

JL

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*