May 22

Los laberintos y fantasmas del Palacio Salvo de Montevideo (VIDEO)

Palacio Salvo Montevideo

Una mañana en el Palacio Salvo y la historia de su fantasma.

¿Y nos la puedes mostrar? – le pregunto a Esther. Ella acomoda sus anteojos haciéndose la que no me escucha, mira para otro lado y cambia de tema. Yo prefiero no insistir.

Esta mañana de marzo estamos contemplando Montevideo desde el mirador del Palacio Salvo, un edificio de intrincadísimo diseño Art Decó que es el icono arquitectónico mas reconocible de la ciudad y quizás de todo el Uruguay. Su mirador está casi-casi en la cúpula, a noventaitantos metros de altura y  en un momento tendremos el privilegio de subir por unas escaleras estrechas y empinadas al punto mas alto donde en 2012, después de mas de cincuenta años,  se desmontó una también emblemática antena de radio que formaba parte del perfil cotidiano de Montevideo y que será reemplazada en pocos días por una mas moderna cúpula luminosa de metal. Es gracias a esta brecha entre antena radial y cúpula led que podemos ahora decir, como muy pocos, que hemos estado parados en el último centímetro del Palacio Salvo.

Cúpula Palacio Salvo
Los trabajos para reemplazar la antena de radio con la nueva cúpula de metal y luces led, nos permitieron maravillarnos con esta vista de Montevideo desde lo alto del Palacio Salvo.

Pero en el Palacio Salvo hay otras brechas todavía mas interesantes, son las brechas del pasado con el  presente, la idealización de esos tiempos de gloria contrastados con la dureza de la realidad actual… y también esa que separa esta vida de la “otra”. Eso acá en el Salvo es tema serio y  la razón por la que prefiero no insistirle a Esther Bertola Ferrou – nuestra guía, residente del edificio y promotora de los tours  “Mañanas en el Salvo” – en que nos muestre la foto que le tomó a Don José Salvo hace unos meses, esa que subió a Facebook y tuvo que bajar porque José le hizo saber claramente que no quería que se hiciera pública.

Un solo detalle: Don José murió en 1933.

¿Quieren saber mas del Palacio Salvo y sus misterios? Los invito a seguir leyendo más después de ver este episodio de 3 Travel Bloggers que narra nuestra visita a Montevideo (Palacio Salvo incluido) celebrando el vuelo inaugural de Montevideo con Avianca que nos lleva directo desde Bogotá a la capital de Uruguay y viceversa.

 

 

Construido en pleno apogeo del Uruguay a principios del siglo XX, esta edificación fue idea de los prósperos empresarios y hermanos Lorenzo, Ángel y José  Salvo quienes le encargaron al arquitecto italiano Mario Palanti el diseño de su palacio. Palanti, de hecho, diseñó también el Palacio Barolo en Buenos Aires, un edificio inspirado en La Divina Comedia de Dante Alighieri, que los hermanos uruguayos habían admirado ya en Argentina. Ambos edificios son considerados “gemelos” y dice una leyenda que mediante un complicado mecanismo de espejos ambos se podían “comunicar” con luces, cosa improbable por la gran distancia entre Buenos Aires y Montevideo (y por la curvatura de la tierra también), pero como muchas de las historias de este tipo de edificios enigmáticos,  su veracidad no es tan importante como la fascinación que causa escucharlas. Lo cierto es que don José no pudo disfrutar mucho de su sueño del palacio propio ya que cinco años después de inaugurado el edificio, el 29 de Abril de 1933, muere a causa de un atropello intencional. ¿El culpable? Su yerno Ricardo Bonapelch, un tarambana, buscafortunas – y dicen que muy amigo de Carlos Gardel – que lo mandó a matar para cobrar parte de la herencia.

Palacio Salvo Torre
Grabando 3 Travel Bloggers con la torre del Palacio Salvo de fondo.

Buscando a Don José Salvo (alias Pedro).

Desde entonces se dice que todos los 29 de cada mes hace su aparición en los pasillos del edificio Don Pedro – que así le dicen de cariño, quién sabe por qué, al espectro de José Salvo- y no son pocos los habitantes de esta vecindad vertical (unas mil personas en total) que tienen historias de un encuentro espectral que generalmente ocurre en el piso 7. Durante este recorrido Alejandra Arseniato, Gerente del edificio, ya nos ha contado de  la noche en que siguió a un personaje por un corredor convencida de que era un conocido suyo residente de ese piso, pero que juguetonamente se le desaparecía a cada vuelta de esquina… hasta que se dio cuenta de que los sensores de movimiento no se activaban al paso de esa sombra que caminaba delante de ella. Fue ahí cuando salió despavorida. Don Pedro, según nos cuentan, es sin embargo un espíritu benevolente que tiene entre sus buenas acciones del mas allá haber detenido un robo y advertido sobre un inminente incendio.

Pero lo poco que nos ha contado Esther sobre su foto es lo que mas no sigue interesando del asunto y si bien su relato tampoco lo pinta como un fantasma maligno, está claro que Don Pedro es al menos…. digamos que de carácter fuerte.

Resulta que como en casi todos los tours guiados en los que participa, Esther hizo un registro fotográfico del recorrido, pero su sorpresa fue enorme cuando al bajar las imágenes, en una de ellas aparecía claramente una figura de negro, con traje y sombrero bombín que no estaba ahí cuando la foto fue tomada: era  José Salvo. Entusiasmada, subió la imagen a Facebook para mostrarle al mundo ese asombroso hecho…

Pero esa misma noche José, o mejor dicho Don Pedro, se hizo escuchar. Ruidos, jalones de pies, empujones de cama. Esther pasó una noche imposible y terrorífica que sólo paró cuando bajó la foto de la red social. Y desde entonces prefiere no hablar mucho del tema. Pero nosotros queremos saciar nuestra curiosidad, necesitamos saber mas. Esther nos hace caer en cuenta de que hoy es 29 y a pesar de que estamos apurados por la filmación de este episodio de 3 Travel Bloggers  y de tener un calendario apretadísimo, hay una oportunidad de regresar mas tarde para un tour nocturno. ¿Cómo negarnos a eso?

Palacio Salvo Patio Interior
Una vista al patio Interior del Palacio Salvo desde el piso 10

La ciudad Salvo de noche.

Voy a pincharles el globo ya mismo. En nuestro encuentro nocturno no vimos ni escuchamos evidencia alguna de vida en el mas allá, pero paradójicamente y a diferencia de la visita diurna nos dimos cuenta de que el Salvo es un lugar vivo, vibrante y habitado por toda clase de inquilinos de carne y hueso. Esta noche de miércoles montivediano ha sacado al Palacio del aletargamiento del medio día y por eso lo primero que nos advierten en este tour de fantasmas es que hagamos la menor cantidad de ruido posible, no por temor a ahuyentar a los posibles espíritus, sino porque los variopintos inquilinos se pueden molestar con la potencial bulla de nuestro grupo (nos acompañan unas veinte personas, muchas son parejas jóvenes curiosas por conocer ese edificio que han visto toda la vida pero al que nunca se han acercado de esta manera).

Poder llevar a cabo estos tours -los de la mañana y los de la noche – no ha sido cosa fácil. El Salvo es una sociedad anónima que no tiene propietarios sino accionistas: el esquema es similar al de una empresa pero en los hechos y lejos de generar ganancias, las administraciones pasadas dejaron que la propiedad se deteriorara en vez de ponerla en valor y acumularon deudas sobre deudas. Aparte de esto, las complicaciones típicas de un edificio de departamentos se multiplican literalmente por mil, desde los residentes morosos que no pagan los gastos comunes hasta inquilinos que se fugan dejando todo hecho un desastre, pasando por actos de vandalismo en las áreas comunes. La complicada misión de ponerse todos los accionistas de acuerdo para dar a conocer los laberintos del Palacio Salvo no es sólo para acercar a visitantes curiosos  a la historia de la capital de Uruguay, sino también una forma de esta especie de cooperativa de sustentar el mantenimiento de este edificio histórico.

Todo esto se hace patente desde el inicio de esta nueva incursión. Por ejemplo en el segundo piso que ha sido dividido y subdividido quien sabe cuantas veces, se encuentra a plena vista para el que lo sepa buscar, “La Casa del Billar”, un club dedicado a ese juego que funciona desde 1986 y que cuenta con mas de 100 socios y recibe a cualquier visitante que se entere de su existencia. Es un club de billar que podría estar en cualquier lugar de Latinoamérica: ademas de las mesas de juego tiene un bar, mesas estrechas en las que apenas se sostienen los vasos  y está plagado de personajes concentradísimos que se toman muy en serio la afición ya sea en las mesas mismas o tomándose un trago mientras analizan estrategias de juego con atención; La diferencia es que este local se encuentra dentro de una de las maravillas arquitectónica de nuestra región  y es por eso que contrasta enormemente con lo que vemos mas allá en ese mismo nivel, adornado de elegantes pisos de granito y escaleras con pasamanos de diseños intrincados.

billar en Palacio Salvo
!De todas las cosas que nos imaginamos encontrar en el Palacio Salvo definitivamente un club de billar no era una de ellas!

El piso 10 – destinado originalmente para el personal de servicio de lo que estaba proyectado a ser el hotel de lujo “Palacio Salvo” – es clave para entender como funciona la población del edificio y  aunque ahora nos repiten las historias fantasmagóricas que ya escuchamos mas temprano y se agregan otras de suicidios y muertes repentinas, ya no es el otro plano existencial el que llama mi atención. Mencioné antes que esto es una vecindad vertical pero estaba equivocado, esto es una verdadera ciudad vertical. Hasta antes de llegar a este piso sólo hemos visto a “los nuevos”, los residentes mas jóvenes, la población flotante del Salvo que alquila algún departamento o su subdivisión, se queda unos pocos meses o años y después se va. Ver hacia abajo por la ventana interior en la penumbra de esta noche sin luna ese mar de ventanas de madera y cortinas dispares cuenta una historia mas humana que tenebrosa

Del piso diez para arriba están los residentes de siempre en sus departamentos, son los que se conocen entre ellos  y quieren “de verdad” a este monumento habitable. A partir de este nivel hay ademas departamentos de lujo completamente renovados con vistas espectaculares para arrendar temporalmente y algunos han también sido las casas de destacados personajes de la cultura uruguaya.

Ya sea por su arquitectura, sus misterios, sus laberintos, su historia o su complejidad social, El Palacio Salvo es sin duda un lugar que no podemos dejar de visitar en un viaje a Montevideo y una muestra a escala para entender su sociedad… aunque Don Pedro y su fotografía nos sean tan esquivos.

JL

Mas información sobre horarios y precios de -> tours del Palacio Salvo

!Nuestro agradecimiento a Uruguay Natural por el apoyo logístico para este capítulo!

2 thoughts on “Los laberintos y fantasmas del Palacio Salvo de Montevideo (VIDEO)

    Queverenz on

    Como tú lo has mencionado, es una maravilla arquitectónica de la región, hay que mencionarla más a menudo para que más turistas la visiten!!

    Gracias por el dato, felicidades por el gran trabajo 🙂

    Reply

      JL on

      !Muchas gracias por tu comentario! Así es, pero no solamente turistas extranjeros, los montivedeanos mismos también se sorprenden al conocer por dentro este ícono que así pasa de convertirse en un adorno de fondo para pasar a ser un elemento vivo de la ciudad. !uN abrazo!

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*