Jan 15

Támesis, Antioquia: Aventura al natural

74

En el recorrido por el suroriente Antioqueno además de ver los alumbrados navideños de Medellín con el tema “Mi Navidad” también tuvimos la oportunidad de hacer turismo de aventura en el municipio de Támesis – la tierra de siempre volver, donde después de tener un acercamiento a la comunidad, las muestras culturales, la feria de ganado y proyectos innovadores estábamos listos para recorrer sus montañas rodeadas por hermosos paisajes.

Realizamos todas las actividades de la mano de Rodrigo Echeverri y su equipo de Ecocartama – que significa aguas cristalinas- y quienes están comprometidos para que estas actividades se realicen totalmente al natural.

75

Nos alistamos con todo el equipo para hacer rappel, que consta de casco, guantes, arnés en la cintura y mosquetones. Era una actividad que ninguno de nosotros había hecho antes pero nos sentíamos emocionados aunque a decir verdad también un poco asustados. Durante el almuerzo comenzamos a hacer preguntas como cuánto tiempo se iba a demorar el descenso, si era seguro, que podíamos esperar o a que nos íbamos a enfrentar mientras Rodrigo con mucho humor y tranquilidad nos iba contestando. Nos contó una anécdota de un niño que vive en Támesis y que decidió hacer rappel, su papá después de meditarlo por mucho tiempo lo apoyo y dijo que lo acompañaría, así que papá e hijo terminaron haciendo la actividad juntos y estrechando sus lazos afectivos, pues pocas veces hablaban y eso les dio tema como para un mes. Otra de una pareja que la esposa le dijo a su compañero: por lo menos sálvate tú porque ya me quede aquí mientras descendía por una cascada.

¡Fue genial!

Mientras llegábamos a la cumbre tuvimos mucho tiempo para pensar y relajarnos, en el camino se podía apreciar una vista maravillosa, caídas de agua y respirar el aire puro. Estas montañas son un recurso hídrico para la región, por sus bosques de niebla y que ya está declarado como reserva natural.

En la parte final del ascenso había algo así como un acantilado y un segmento donde teníamos que escalar antes de comenzar el descenso, esa fue la parte que mas requirió un esfuerzo físico y el punto de no retorno, una vez lo cruzabas ya no había forma de devolverte o por lo menos sería más complicado. El lema de nuestros acompañantes era ante todo la seguridad y nos dieron mucha confianza, del grupo fui la última y mientras los demás hacían el descenso en la roca de 90 metros tuve tiempo de contemplar el paisaje. Lo más difícil fue dar los primeros pasos pero ya después solo es diversión,  en mi caso me gustan las alturas así que pare un par de ocasiones para mirar hacia abajo y disfrutar de la vista tan espectacular del municipio de Tamesis.

¡Fue genial!
¡Fue genial!

 

Aunque uno no se da cuenta el cuerpo reacciona de diferentes formas, por ejemplo cuando te dicen mueve el pie derecho para avanzar pierdes la noción de cuál de los dos es, así que terminas no moviendo ninguno. Al llegar de nuevo a tierra se siente gran satisfacción y la montaña que al comienzo se veía tan grande, en el camino de regreso la percibes como si se hubiera vuelto más pequeña pues ya la has conquistado.

Al día siguiente estábamos listos para hacer torrentismo, el ascenso lo hicimos por un camino indígena que tiene más de ochocientos años, con rocas que fueron ubicadas por los indígenas de Cartama, y que cuentan con gran ingeniería de la época para reducir la inclinación y canalizar los riachuelos que se forman.

63

 

Esta vez nos enfrentaríamos a un descenso de 70 metros, algo así como rappel pero un poco más avanzado porque ahora tendríamos más factores en cuenta, como el agua cayendo en tu casco, las rocas eran más irregulares y teníamos que recordar la defensa, es decir las piernas para cambiar de dirección, ya que esta vez el camino no era tan recto y como si fuera poco era por una cascada. Después de llegar al punto donde íbamos a comenzar el descenso nos recibió un hermoso arcoiris y nos dieron un refrigerio para recuperar fuerzas aunque se me quito el hambre al enterarme que seria la primera junto con Hector, asi que dimos el paso de fe pero fue divertido poder ver como bajaban los demas.

Foto tomada por Jorge Bela
Foto tomada por Jorge Bela

 

La importancia de realizar estas actividades de aventura además de las sensaciones y adrenalina del momento es que aprendes a conocerte a ti mismo, como reaccionas ante dificultades, te vuelves más arriesgado y aprendes a enfrentar tus miedos, pues es una actividad que depende en gran parte de lo que tú hagas y del actitud con que lo enfrentes más que de condiciones físicas. Todas estas actividades son muy seguras, mientras cuentes con un equipo en las mejores condiciones y la compañía de expertos como Rodrigo, Brian y Julio de Ecocartama; de hecho es tan seguro que me caí mas veces intentando regresar por el camino empedrado que cuando lo hice por la cascada.

En este momento ya habia perdido la cuenta...
En este momento ya habia perdido la cuenta…

 

Ecocartama también cuenta con caminatas ecológicas, canotaje, escalada, entre otros, a ellos nuestro agradecimiento por compartir con nosotros el tesoro natural que es Támesis.

Carolina

3 thoughts on “Támesis, Antioquia: Aventura al natural

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*