Need assistance? Let's chat!

Colombia Travel Blog

By Marcela (And the See Colombia Travel Team)

Jul 07

Mi experiencia en Gaira Cumbia House (! A Carlos Vives le Gusta Tintin !)

Carlos Vives Gaira Tintin

 

 

Bogotá,  Junio (?) de 2008 /  Bogotá, Febrero de 2013

Era 2008 y Proexport – la entidad  encargada de promocionar Colombia fuera de Colombia – nos había  invitado a los dueños de varias agencias de viajes extranjeras  a un viaje de familiarización por el país.

Yo venía de Buenos Aires,  donde está el cuartel general de mi anterior empresa y en la que no pensabamos todavía incorporar a Colombia como destino. Ese viaje se convertiría de alguna manera en el primero de una serie de eventos que llevarían a la fundación de See Colombia Travel y de este blog.

Fue un viaje rápido, de 5 días nada más,  en el que al final algunos de los participantes por primera vez nos planteábamos la idea que sí, que Colombia podría estarse convirtiendo en un país viable como producto turístico. En ese  tour organizado de forma impecable lo que más me llamó la atención fue el final. ¿Cómo cerrar el último día de un viaje lleno de sorpresas con un evento que dijera que Colombia era un país amigable, que nos podíamos sentir seguros de traer pasajeros, de que Colombia era un país nuevo de gente alegre, buena, progresista, parrandera?

La respuesta es Carlos Vives

Fue una noche memorable de esas poco frecuentes en las que Carlos Vives en persona estuvo sobre el escenario de Gaira Café Cumbia House, el local de la familia Vives que – yo no lo sabía en ese momento – empezó como un íntimo lugar de reunión  para artistas en lo que fue originalmente la casa familiar.

Gaira Cafe Cumbia House Entrada

Gaira Café Cumbia House, el hogar que los Vives abrieron al mundo.

 

Sin haber sido nunca muy fanático de la música latina en general,  disfruté muchísimo de esa noche y regresé a Argentina con una imagen muy positiva y con el ánimo arriba. Y pensé, seguramente en mi vuelo de regreso, que si algún día volvía  a  ver en persona a Carlos Vives, le iba  a preguntar como hacía para mantenerse tan autentico y sencillo a pesar de la fama y el éxito. Y probablemente después me quedé dormido hasta que anunciaron que estábamos prontos a aterrizar…

Hoy es 21 de febrero de 2013, hace casi dos años que vivo en Colombia y estoy de nuevo en Gaira con Marcela, mi esposa colombiana, y con Toya y Jorge, dos de mis amigos blogueros, ambos españoles.

A diferencia de mi primera visita hoy conozco mucho más de Colombia y ese entusiasmo incipiente que sentí hace 5 años se ha convertido en auténtico amor por éste, mi país adoptivo, que vivo promocionando con un grupo de extranjeros que lo quieren tanto como yo, donde nació nuestra hija y en el que dos viajeros incansables decidimos asentarnos por fin. Y es sólo ahora, después de todo este tiempo que regreso a Gaira y que pienso en que probablemente todo empezó aquí.

 

Gaira  Café Cumbia Vives’ House

 

Gaira Anfitriones

Nuestros primeros anfitriones en Gaira.

 

Gaira y yo hemos cambiado bastante desde la última vez que nos encontramos. Mientras nos tomamos unas cervezas y esperamos en la terraza a que Nicolás Acosta, el director de Marketing, nos reciba para hacer un tour y contarnos la historia de este “rumbeadero”,  a nuestro alrededor revolotean tres personajes muy kitsch, uno ellos por ejemplo asegura ser el nuevo Papa, mientras que otro interpreta su particular versión de un vallenato en su acordeón Honner.

Desde las paredes,  la memorabilia  colgada le da a la recepción de Gaira un aire entre playero y burlonamente solemne: letreros de lata un poco oxidados  – por la brisa de mar seguramente – que anuncian “La Tienda Gaira” se combinan  en el mismo espacio con premios Grammy  y una falsa cascada alumbrada de azul.

Nicolás ha llegado ya y se disculpa por su tardanza: están ampliando varías zonas de la casa y eso requiere de casi toda su atención en estos días. A pesar de los cambios realizados a través de todos estos años, con un poco de imaginación es fácil visualizar  lo que nos empieza  a contar: la zona de recepción donde estamos sentados fue originalmente la entrada a un garaje, el garaje de la casa de los Vives.

La decoración de la terraza,  antes el garaje de los Vives.

La decoración de la terraza, antes el garaje de los Vives.

La familia  llegó desde Santa Marta a este tradicional barrio de Bogotá  (El Chicó) durante los años setenta  y fue ahí donde los hermanos Vives,  Carlos y Guillermo, pasaron su adolescencia  guitarreando en las chimeneas del barrio.  De hecho, la chimenea original es parte de las cosas que aún se conservan para recordar que esto de alguna manera sigue siendo la casa familiar.

La decoración es complementada  por techos de zinc de color verde y rojo que se asemejan a las antiguas compañías  bananeras  en las que después de la jornada de trabajo se acostumbraba a bailar cumbia, ama y señora de todos los ritmos colombianos.

Cuando en 1998 Guillermo regresa  de una temporada en Nueva York  y se percata de la falta de buenos escenarios en Bogotá, en contraste con las experiencias que había vivido fuera, le propone a su mamá, Araceli, convertir esta parte de la casa en una especie de café para artistas, íntimo, con aire de hogar pero con espacios óptimos para ensayar y tocar en vivo.  No mucho tiempo después,  estrellas entonces ascendentes como Juanes y Shakira ya se habían parado en el escenario de Gaira, probablemente el de mejor acústica en todo el país.

La música ya suena dentro del local y nos invitan a pasar, apuramos las cervezas para ingresar al mundo de Gaira.

Yendo Gaira Adentro

Entrando, mi primer contacto de la noche es con un acordeonero que toca  por sobre las mesas  repletas de gente , parado en la  escalera  que comunica con el segundo piso  y enfrentado a las cortinas rojas del escenario. La imagen es verdaderamente de fotografía y Marce aprovecha para  sacarle una  con esa sensibilidad que tiene ella para momentos así y que para mí serían imposibles de captar. El ambiente es distendido aunque se siente  y escucha la energía de la gente que espera el show.

Gaira Carlos Vives Bogota

Mi primera imagen dentro de Gaira

 

Con 200 asientos llenos que han tenido que esperar de 2 a 3 meses  para poder reservar, no sorprende que la expectativa  del público esté in crescendo.

Se apagan las luces de repente y con la misma rapidez se encienden otra vez. En un instante el ambiente cambia como si hubiéramos entrado a otra dimensión: Pelucas afro. Música funk. Un tema musical que me parece vagamente familiar pero que no conozco y que todos empiezan a corear de inmediato. Es el show de Jimmy.

Jimmy Salcedo fue uno de los animadores más famosos de Colombia, su programa duró desde 1971 hasta  1990 y este jingle que ahora escucho cantar con entusiasmo, devoción y nostalgia por todos los que me rodean,  es el himno con el que crecieron varias generaciones de colombianos que esta noche  vuelven así  a sus años maravillosos por un rato.

jIMMY Salcedo Gaira Carlos Vives

Reviviendo los 70´s colombianos.

No conozco de primera mano la referencia cultural pero puedo sentir, ver, escuchar la emoción de la gente y voy entendiendo un poco más que este no es sólo un lugar para rumbear sino también  una máquina del tiempo, es la vuelta al hogar en el hogar de los Vives. Es un momento mágico. Con ese comienzo  de la noche se ve que esto solo puede ir hacia arriba y así es.

Nosotros hacemos lo propio de forma más literal y seguimos el recorrido hacia el segundo piso mientras la banda sigue tocando.

Es en esta área donde se podría  decir que está el corazón de Gaira Café Cumbia House, en la dirección en la que se mire hay un recuerdo, una historia contada con fotos y objetos relacionados con la cultura pop  de Colombia y  América Latina, una suerte de Hard Rock Café mezclado con bar de puerto  y con sabor a arepa y guaro.

Shakira es una de las amigas de Carlos Vives que ha donado memorabilia personal para exhibir en Gaira.

Shakira también ha donado memorabilia personal para exhibir en Gaira.

Ahí están recuerdos de Carlos de la gira “El Rock de mi Pueblo”, al lado de un bar diseñado en torno a “La Provincia”, la exitosísima banda que irritó y aun irrita a algunos puristas del vallenato al fusionarlo con batería y guitarras eléctricas y  que por cierto,  fue la que internacionalizó ese género musical tan representante de la colombianidad.

Una falda y armónica de Shakira dominan el siguiente ambiente, al lado, una guitarra Fender que perteneció a  Juanes, discos de oro, premios Grammy  incontables carteles y fotos, casi todos generosidad de los amigos artistas de Carlos. Pero entre todos los increíbles recuerdos, cuadros  y cachivaches premium que podrían mantenerlo a uno toda la noche ocupado solamente mirándolos, en el primer piso hay algo  que había llamado mi atención por sobre el resto y que a nadie más parece importarle mucho, así que decido preguntar.

 

 

 

A Carlos Vives le gusta Tintin

 Rastapopoulos . El general Alcázar. Laszlo Carreidas. Oliveira de Figueira. Serafín Latón. Piotr (¿Pst?)  Szut .

Los Gaira o " Los clones de Cocó"

Los Gaira o ” Los clones de Cocó”

Si no tienes idea de quiénes son los dueños de estos nombres tan sui generis no te preocupes,  es que no perteneces a esa hermandad casi secreta y tan rara de encontrar en Latinoamérica.

Pero cuando veo ese póster  intuyo que Carlos es uno de nosotros y Nicolás me lo ha confirmado con entusiasmo, esa carátula de Tintín y los Picaros adaptada para que sea  Tintín en la Tierra de los Tayrona,  el imaginario álbum número  25 del reportero belga,  no está ahí – colgado en la pared y al lado de fotos personales de Carlos – por casualidad.  Tampoco  es por azar que el afiche de ¨Los Gaira, la agrupación afrocolombiana más FAMOSA de todos los tiempos¨ esté basado en Coco, en un personaje de Tintin en el Congo.

A partir de este punto tengo que admitir una cosa: todo tipo de objetividad en esta crónica va a desvanecerse.

Tintin...! En la Tierra de los Tayronas!

Tintin Carlos Vives

Tintín es mi héroe de la infancia y de siempre,  una influencia en mi vida viajera tan grande como mi padre (que fue el que me lo presentó). Sí, así de fuerte.  De hecho, en el minuto 1:23 de la  propuesta de matrimonio que le hice a Marce hay una referencia que sólo  “nosotros”  podemos reconocer. Y  Carlos Vives, además de todo lo que es, es  uno de nosotros:  un Tintinófilo. No sólo es que lea y coleccione álbumes y otros objetos relacionados con Tintín, sino que Nicolás y él pertenecen a una suerte de cofradía que se reúne de cuando en cuando y ahí mismo, en Gaira, para discutir sobre el personaje que es sin duda  la inspiración de muchos viajeros en el mundo .

Con la complicidad de los que se saben camaradas,  Nicolás me lleva a las oficinas administrativas, un lugar que no suelen visitar ni siquiera  quienes, como nosotros, estamos haciendo un reportaje del lugar. Obvio, una oficina administrativa tiene un par de escritorios y unas computadoras, nada que contar… y es por eso que tanto  interés en que la conozca me parece un poco raro.

Pero al subir la escalera de caracol entiendo porque es que estoy ahí: en la pared más grande y entre dos puestos de trabajo,  hay un cuadro de gran – GRAN- formato en el que se ve al  capitán Haddock junto a Tintín lanzando sus clásicos epítetos durante uno de sus ataque de ira “¡Sinvergüenzas, trogloditas, polígrafos….!” .

El cuadro lo firma Hergé, el creador de Tintín, pero no estoy frente a un original, sino viendo un homenaje pintado por el propio Carlos Vives. Esto es demasiado para mi lado geek y pregunto si me puedo tomar una foto con esa pieza única e inédita— ¡un cuadro de Tintin pintado por Carlos Vives!

tintin Carlos vIVES Gaira

Archibald Haddock por Carlos Vives after Hergé ( y yo tapando a Tintin)

 

Nicolás finalmente nos despide después de enseñarnos otros rincones a los que solo unos pocos afortunados tienen acceso, como el cuarto de la consola de sonido, un pasadizo con balcón  desde donde se puede ver el escenario sin ser visto (suena una canción de Amy Winehouse que confundo con una grabación pero que está siendo  interpretada con maestría absoluta por una cantante del ensamble gairero)  y el mismísimo camerino  “ secreto” de Carlos Vives  donde en ocasiones han también  estado, por ejemplo,  Fito Paez y Steven Tyler.

Carlos Vives Camerino Gaira

Una emocionante mirada al santuario personal de Carlos Vives.

 

Ahora estamos ya en el tercer piso donde comprobamos de primera  mano lo que ya nos han estado contando sobre la comida, que lo que se busca es replicar el sabor de una casa colombiana , contar historias con sabores, sin más pretensión que eso, evocar, como parece hacerlo todo el concepto de esta cumbia house.

Entré a Gaira dándome cuenta de que, sin saberlo, había jugado un rol importante en mi decisión de mudarme a Colombia, re-descubrí  la sencillez de una super estrella que no se dejó ganar por el cuento de la fama y con cuyo clan ideó y construyó un sitio verdaderamente único y entrañable.  Salí además  de todo con la sensación de que, de alguna manera Carlos y yo pertenecemos a una misma hermandad que creció y vive fascinada con Rascar Capac, Rakham el Rojo y los viajes a las lejanas e imaginarias tierras de Syldavia y Borduria.

Pero algunos viajes, como éste,  no tienen que ser tan lejanos para ser sorprendentes.

Caminando de vuelta a casa lo pienso mejor. Hay otra cosa más que le preguntaría además de cómo es que maneja la fama de forma tan elegante: Carlos,  mi álbum favorito de Tintín es La Isla Negra, ¿Cuál es el tuyo?

———————————————————————————————————————————

La dirección de Gaira Café Cumbia House es Cra. 13 # 96-11 , Bogotá. Es necesario reservar con bastante anticipación si se quiere conseguir mesa.  Website de Gaira: http://www.gairacafe.co/

 

Thanks for visiting our Colombia Travel Blog. If you want to learn more about coming to Colombia please check out our Colombia tours. Remember you can CHAT WITH US at any time. Follow us on Twitter, and be sure to ‘Like’ us on Facebook.

Related Posts

carlos vives milk
Top Ten Colombian Songs, 2013

Do you like Gilesy’s writing? If so, please take one minute to leave...

A Sombrero Vueltiao
5 Reasons Why Colombia Costeños Rule.

  Although everybody loves Colombia´s Caribbean coast (just check out...

Jumping for joy in Tolima. See, solo travel ain't so bad.
Travel Colombia – Why women should travel alone!

  Single? Female? Have itchy feet and keen to travel Colombia? Well, l...

Bogotá Restaurant, Cafe de la Montaña

There is something special about climbing a mountain and reaching its peak....

One Comment on “Mi experiencia en Gaira Cumbia House (! A Carlos Vives le Gusta Tintin !)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Close
Bienvenidos!
Hola! Gracias por visitar nuestro blog de viajes, quizas te gustaria seguirnos también en nuestras redes sociales?